RootedCon: Un ‘pese’ en una charla revela por qué es tan difícil ser una mujer segura: “Fue una falta de respeto profesional absoluta”

RootedCon: Un ‘pese’ en una charla revela por qué es tan difícil ser una mujer segura: “Fue una falta de respeto profesional absoluta”

RootedCon: Un ‘pese’ en una charla revela por qué es tan difícil ser una mujer segura: “Fue una falta de respeto profesional absoluta”
Medios relacionados – Noticias recientes

El 7 de marzo, Gabriela García y David Meléndez hablaron ante 1.500 personas en RootedCon, la mayor conferencia sobre ciberseguridad del mundo español, con el título “Territorio oscuro: Paralizando el ferrocarril rojo de todo el país”. Todo sucedió como esperaba. Charla se centró en una vulnerabilidad sensible de la seguridad ferroviaria mientras la informaban. García es desarrollador de software, pirata y profesor, y Meléndez es ingeniero I+D en el equipo cortar a tajos de Innotec Security con más de una década de experiencia en la comunidad.

La Charla, aún no disponible en línea, tiene cierto impacto en los blogs y los medios. Pero a los días García formuló una pregunta que envió como mensaje sobre la investigación, investigación y explicación a @TaiksonTexas [apodo de Meléndez en X] y me ocupo del 50%».

Este mensaje provocó críticas. Recibí feedback y demostraciones de feedback y llevé un mes de preguntas sobre mi bondad, meritocracia y generosidad con el mundo de la seguridad española. Parecía que un hecho obvio había revelado rápidamente una situación mucho más compleja.

“Fue una falta absoluta de respeto profesional”, dice García a EL PAÍS. “Lo ha visto repetido varias veces, me ha planteado pedirme que llame la atención ante el defecto de atribución de algo que es mío y que me puede cerrar las puertas del nivel profesional porque es una charla muy simple incluso en el nivel técnico”, añade. EL PAÍS consultó a un docente de personas del sector. Ninguna mujer tiene pocas mujeres en seguridad y su camino tiene muchas dificultades.

Sí, sin embargo, hay aún más debate sobre las razones y la dificultad general de ascender en una industria tan competitiva. García explica: “La tecnología, y sobre todo la ciberseguridad, es muy competitiva, egoísta, a veces no funciona bien, a menos que sea conocida de alguna manera por tus compañeros. Es un ambiente hostil en general y no es exclusivo de las mujeres. La tecnología no es un campo que invite a entrar, y la seguridad, menos”, afirma.

A lo largo de la conferencia, los deseos de García son evidentes en varios niveles. Así, por ejemplo, Meléndez explica cómo fue el final de su presentación: “Vine a saludar a Gabriela just dije algo y los dejé con ‘hasta luego chicos’. Tenía 13 años dando conferencias y en la industria estaba en el mundo. Puedo estrecharme la mano antes de que Gabriela me haya visto más”, dice Meléndez.

Sopesando este sentimiento, Meléndez dice que no se trata sólo de un tema de género y que también ha impregnado esta “novela” por otros motivos “por este esfuerzo”: “Creo firmemente que, más que con un tema de género, se sostiene que se verá con a quién las cosas malas. Como lo llamamos en un sitio, pero no en el otro, a pesar de que obtuvimos 1500 visitantes en RootedCon. En la industria, todo el mundo me conoce como el tipo de los drones, pero él tiene mucha curiosidad por ver cómo, cuando habla de ellos, literalmente se los venden a todas las personas en el gimnasio, y esto solo puede ser el resultado de un daño. ego por algo que tenía que hacer”, explica a este periódico.

La organización de la RootedCon funciona, salvo casos puntuales, con un riguroso rigor dedicado a los temas más interesantes con votos anónimos, explica Román Ramírez, coorganizador de las jornadas: “Tenemos una postura muy rígida sin un metro de mujeres presentadas en el evento. No queremos que ninguna mujer piense que es el método de llenado porque la seguridad es un sector muy meritocrático en la parte más técnica”, dice Ramírez. La prueba con código es una condición injustificable y extensa. “Es una línea roja. La gente que damos en RootedCon es una demostración técnica: o demuestran o no vienen”, dice Ramírez.

Esto hace aún más flagrante la desaparición de García. Esta difícil combinación de egos heréticos, años en la comunidad y en la comunidad tajante por la meritocracia, es una característica que complica el acceso a las mujeres: las tecnologías de la información, y especialmente la ciberseguridad, es siempre un sector extremadamente masculino. “En el sector general hay entre un 1%1 y un 18% de mujeres”, afirma Ramírez. “En Rooted llevamos años en los que teníamos un 5%, pero este año llegamos al 24%”.

Gabriela García, desarrolladora de software, hacker y profesora, en la Gran Vía de Madrid. Samuel Sánchez

Tras la explosión del debate sobre X, el hacker ético y el arquitecto tecnológico Fran de la Iglesia montaron una charla de más de una hora con García y Meléndez en el canal de Twitch titulada Los viejos matices de las TIC [nuevas tecnologías]. “Aunque queramos aplicar cosas tecnológicas, el porcentaje de mujeres es tan pequeño que técnicamente no sería posible”, afirma De la Iglesia. “También les preguntamos algo más porque es un gran mundo de análisis matemático; Al fin y al cabo, la informática se compone de instrucciones y lenguajes de programación. No, si es mejor ver esto o aquello que durante mucho tiempo tuvo un sitio predominantemente masculino y qué hizo mal, es hora de volver a uno. igualdad entre comillas”, añade.

Una brecha histórica

“Las brechas de seguridad del pasado persisten debido a la histórica dominación masculina en el campo”, afirma Elena Casado, jefa de operaciones de ciberinteligencia de Deloitte. “Las mujeres enfrentamos barreras adicionales, como el hombre explicando y, en muchos casos, la necesidad de trabajar el doble para ser reconocido como profesional”, afirma.

Marta Barrio, ingeniera de Oracle Netsuite, es cofundadora de Securiters, un proyecto de divulgación creado en 2021 y que apoya como una de sus iniciativas para crear un espacio donde más mujeres de la comunidad se conozcan. Al igual que otros ingenieros con años de experiencia, Barrio explica que no se siente invisible frente a sus compañeros. Pero sí, hay algo que la mayoría de mujeres define como «tres barreras». “Al principio ves a una mujer dándote una charla y automáticamente piensas: ‘Oye, tenemos algo interesante, porque para estar seguros estás seleccionado’”, dice Barrio. Cuando la mayoría de las mujeres escriben una línea de otra manera, dicen: «‘Me has fascinado como mujer y así puedo mejorar los porcentajes’, lo he escuchado muchas veces», nuevamente. Esta reacción ante el crecimiento de la mujer creó esta triple barrera: “La primera es mental, creer que lo que importa tiene valor. La segunda, después de la exposición y la conversación en público, pero también recibimos una tercera acusación, un poco que tenemos que demostrar aún más para no entender que estoy aquí para ser mujer, lo que implica una presión extra y mucha gente. no lo soy. dispuesto a exponerse por este motivo”, afirma.

«No parecías Ponente»

Esto es una barrera para poder hacerlo perfectamente para que nadie entienda que la presencia de una mujer debe ser quien evidentemente traicionó tu crecimiento. Pero aun así, como en el caso de Gabriela García en RootedCon, cuando ella hace todo como la comunidad demanda, entonces si “la olvidan”. “Por lo que me dijo, yo ‘no parecía’ Ponente”, escribió en uno de sus mensajes en X. Es el primero de la invisibilidad: cumplir todos los requisitos y seguir el problema de la invisibilidad.

Esta situación tiene consecuencias difíciles de curar porque depende del carácter y confianza de cada persona. La seguridad social no es tan distinta al resto de la sociedad, pero la falta de presencia femenina crea un círculo difícil de romper: «Conozco mujeres que tienen mucha reputación y muchas técnicas de pares, pero es cierto que son pocas y coinciden con un carácter fuerte y una personalidad bastante imponente”, afirma Iris Martín, especialista en ciberseguridad.

“Pero en general las chicas con las que trabajamos en áreas de muchos hombres, no las presentamos ni las divulgamos hasta que sabemos que es tres veces mejor que nuestras compañeras. O en ofertas de trabajo, la alcaldesa de los pibes recibe una oferta de trabajo y más que cosita, tiene dos o tres recordatorios, pero el alcalde de nosotros, si no conseguimos nuevos trabajos, no postulamos. Gracias a esta presencia muchas de las chicas que implementan las técnicas están en las zonas directas para estar más cómodas o porque pagan más”, añadió Martín.

Esta distinción es evidente incluso para un artículo periódico como este. EL PAÍS tiene intención de contactar con el doble siempre que tenga un grupo suficiente para aportarle su opinión sobre esta situación. Todos los hombres contactados responden rápidamente y sin precauciones. “Es por nuestra propia cultura que nos hemos desarrollado”, afirma Rafa López, profesor y especialista en seguridad alimentaria. Si tienes en cuenta que como has mantenido a muchas chicas en tu carrera, tu bagaje será “menos técnico y más filosófico”: “Tengo el prejuicio de que una persona no va a darme una charla técnica por ser mujer y porque se la asocia con la mujer que no viene de la carrera técnica”, explica López.

La presión para tener éxito se extiende a todo el sector tecnológico, más allá del estrecho ámbito de la ciberseguridad. Azahara Fernández Guizán proviene de biología de la salud, donde es médico, y vuelve al desarrollo de software. Incluir a un compañero de trabajo en el caso concreto supone que sus funciones no son técnicas: “Sabes que soy técnico, que no tengo ningún rol de gestión. El que crea que ha hecho el trabajo de la noche por la mañana», responde Fernández Guizán, que ha ganado tres veces un premio de programación de Microsoft. Ahora publicará un libro: “Tengo unosnervaos”, dice. “Si se lo cuentas a mi editor, yo «Vamos a ver hacia dónde van y dónde van a decidir. Siempre me dice que la parte técnica del libro está mal, o cómo puedo arreglarlo. Siempre es un doble corte fantástico», añadió.

También te puede interesar – Colaboradores destacados