El río Amazonas cae a su nivel más bajo en 121 años en medio de una severa sequía



Reuters

Los ríos en el corazón de la selva amazónica de Brasil cayeron el lunes a su nivel más bajo en más de un siglo, mientras una sequía récord trastorna la vida de cientos de miles de personas y daña el ecosistema selvático.

El puerto de Manaos, la ciudad más poblada de la región en la confluencia del Río Negro y el Amazonas, registró el lunes 13,59 metros de agua, frente a los 17,60 de hace un año, según su sitio web. Este es el nivel más bajo desde que comenzaron los registros hace 121 años en 1902, superando un mínimo récord anterior establecido en 2010.

Los afluentes del poderoso río Amazonas que se están secando rápidamente han dejado barcos varados, cortando el suministro de alimentos y agua a aldeas remotas, mientras que se sospecha que las altas temperaturas del agua han matado a más de 100 delfines de río en peligro de extinción.

Después de meses sin lluvia, Pedro Mendonca, habitante de la selva tropical, se sintió aliviado cuando una ONG brasileña entregó suministros a su comunidad ribereña cerca de Manaos la semana pasada.

«Hemos tenido tres meses sin lluvia aquí en nuestra comunidad», dijo Mendonca, que vive en Santa Helena do Inglés, al oeste de Manaus, la capital del estado de Amazonas. «Hace mucho más calor que las sequías pasadas».

Algunas áreas del Amazonas han visto la menor lluvia de julio a septiembre desde 1980, según el centro de alerta de desastres del gobierno brasileño, Cemaden.

El Ministerio de Ciencia de Brasil atribuye la sequía a la aparición del fenómeno climático de El Niño este año, que está provocando condiciones climáticas extremas a nivel mundial. En un comunicado a principios de este mes, el ministerio dijo que espera que la sequía dure al menos hasta diciembre, cuando se espera que los efectos de El Niño alcancen su punto máximo.

Detrás de El Niño está la tendencia a largo plazo del calentamiento global, que está provocando fenómenos meteorológicos extremos más frecuentes e intensos, como sequías y calor.

Según la protección civil del estado de Amazonas, donde se encuentra Manaos, la sequía había afectado hasta el lunes a 481.000 personas.

A fines de la semana pasada, trabajadores de la ONG brasileña Fundação Amazônia Sustentável llegaron a la árida región cerca de Manaos para entregar alimentos y suministros a aldeas vulnerables. La sequía ha amenazado su acceso a alimentos, agua potable y medicinas, que normalmente son transportadas por río.

Nelson Mendonca, líder comunitario de Santa Helena do Inglés, dijo que todavía se puede llegar a algunas zonas en canoa, pero que muchos barcos no han podido llevar suministros río abajo, por lo que la mayoría de las mercancías llegan en tractores o a pie.

«No es muy bueno para nosotros porque estamos bastante aislados», dijo.

Luciana Valentin, que también vive en Santa Helena do Inglés, dijo que estaba preocupada por la limpieza del suministro de agua local después de que la sequía redujera los niveles de agua.

«Nuestros niños sufren diarrea, vómitos y a menudo tienen fiebre por el agua», dijo.